martes, 5 de agosto de 2008

¿Qué es un Sistema de Gestión de Calidad?

Un Sistema de Gestión de Calidad ayuda a las empresas a demostrar la capacidad para proporcionar de forma coherente productos que satisfagan los requisitos del cliente y los legales aplicables, intentando aumentar la satisfacción del cliente a través de la aplicación eficaz de un sistema que incluya todos los procesos de mejor continua del mismo y que asegure la conformidad del cliente.

Para el establecimiento de este sistema se utiliza otra de las normas del BSI, que es la norma ISO/IEC 9000:2000, en virtud de la cual la organización debe:

a) Identificar los procesos necesarios para el sistema de gestión de la calidad y su aplicación a través de la organización.
b) Determinar la secuencia e interacción de estos procesos.
c) Determinar los criterios y métodos necesarios para asegurarse de que tanto la operación como el control de estos procesos sean eficaces.
d) Asegurarse de la disponibilidad de recursos e información necesarios para apoyar la operación y el seguimiento de estos procesos.
e) Realizar el seguimiento, la medición y el análisis de estos procesos.
f) Implementar las acciones necesarias para alcanzar los resultados planificados y la mejora continua de estos procesos.

En el caso de los estándares de calidad es muy importante el enfoque al cliente que es para el que se prestan, en última instancia, los servicios o se venden los productos por tanto es completamente necesario que los objetivos del sistema y los requisitos del cliente sean compatibles, además de todos los controles implantados ser medibles y coherentes con las finalidades del mismo y en último caso con las finalidades de la empresa; esto se puede conseguir por medio de la planificación del propio sistema para mantener los fines que figuran en el apartado anterior y la integridad del propio sistema.



La Compañía debe determinar y proporcionar los recursos necesarios para implementar y mantener el sistema de gestión de la calidad y mejorar continuamente su eficacia, y aumentar la satisfacción del cliente mediante el cumplimiento de sus requisitos.

Además se hace necesario que el personal que realice trabajos que afecten a la calidad del producto debe ser competente con base en la educación, formación, habilidades y experiencia apropiadas, así la empresa debe determinar la competencia necesaria para realizar los trabajos que afectan a la calidad del producto, proporcionando la formación necesaria para dichas necesidades; siendo el fin de la misma que el personal de la Compañía sea consciente de la pertinencia e importancia de sus actividades y de cómo contribuyen al logro de los objetivos de la calidad.

En el caso de empresas como los despachos de abogados o consultoras se deben planificar y desarrollar los procesos necesarios para la realización del producto (en este caso servicios). La Compañía debe planificar y llevar a cabo la producción y la prestación del servicio bajo condiciones controladas. Las condiciones controladas deben incluir, cuando sea aplicable:

a) Disponibilidad de información que describa las características del producto.
b) Disponibilidad de instrucciones de trabajo, cuando sea necesario.
c) Uso del equipo apropiado.
d) Disponibilidad y uso de dispositivos de seguimiento y medición.
e) Implementación del seguimiento y de la medición.
f) Implementación de actividades de liberación, entrega y posteriores a la entrega.

La Compañía debe cuidar los bienes que son propiedad (en nuestro caso nos referimos a la Propiedad Intelectual, Industrial y cualquier tipo de documentación) del cliente mientras estén bajo el control de la organización o estén siendo utilizados por la misma.

La Compañía debe identificar, verificar, proteger y salvaguardar los bienes que son propiedad del cliente suministrados para su utilización o incorporación dentro del producto. Cualquier bien que sea propiedad del cliente que se pierda, deteriore o que de algún otro modo se considere inadecuado para su uso debe ser registrado y comunicado al cliente.

La Compañía debe planificar e implementar los procesos de seguimiento, medición, análisis y mejora necesarios para demostrar la conformidad del producto, asegurarse de la conformidad del sistema de gestión de la calidad, y mejorar continuamente la eficacia del sistema de gestión de la calidad. Esto debe comprender la determinación de los métodos aplicables, incluyendo las técnicas estadísticas, y el alcance de su utilización.

Además es necesario como en todos los estándares la auditoría anual es necesaria para poder renovar la certificación así como que la misma sea por parte de un tercero ajeno a la estructura organizativa de la Compañía e imparcial.

1 comentario:

YellowStar Formación Corporativa dijo...

Gracias por comunicar este importante artículo, porque la gestión de calidad y el ISO resulta crucial para las empresas que desean afrontar sus necesidades y alcanzar sus objetivos de hoy en día. Y especialmente en estos momentos, que nos encontramos en una situación económica delicada y en donde, las empresas que antes optimicen sus estructuras y funciones, haciéndolas más eficientes y rentables, serán las que superarán exitosamente este periodo y recogerán mayores beneficios, ¡incluso en época de crisis!

Saludos,
YellowStar Formación Corporativa, SL
http://www.yellowstar.es